Hay ciertos mitos sobre la visión que circulan por nuestro entorno

Son rumores que se expanden tan rápido que es imposible frenarlos. Pero como nosotros a veces nos creemos super héroes, hoy nos hemos propuesto acabar con ellos. ¡Así que manos a la obra! ¡Desmontemos mitos y mentiras sobre la visión!

1.-  Si usas mucho tus gafas graduadas, aumenta tu problema visual.

Mentira. La fisionomía del ojo va cambiando acorde con el aumento del problema visual. Utilizar un equipamiento óptico no hace más dependiente al ojo, sino que le permite ver con más comodidad.

2.- Es mejor no acostumbrar al ojo, usa gafas graduadas de menor graduación de lo necesario.

Forzar la comodidad del ojo para intentar que “trabaje más” no beneficia ni disminuye el problema visual. Lo único que se puede conseguir con actuaciones como esta es generar mayor disconfort y cansancio visual.

3.-. Las mujeres no pueden ser daltónicas.

Afecta en mayor medida a los hombres, pero no existe ningún motivo por el que las mujeres no puedan ser daltónicas. Se trata de una alteración visual genética y, como su nombre indica, está determinado en los genes de la persona.

4.- Si juegas a ponerte bizco, te puedes quedar así para siempre.

No, no es verdad; al igual que no conocemos a nadie que se haya quedado con hipo para siempre.  Se puede forzar la posición de los ojos simulando ser bizco, pero no existe la posibilidad de que el ojo se quede en esa situación por hacerlo.

Y vayamos con las medias-verdades:

1.- Si tus padres son miopes, ya no tienes nada que hacer, serás miope.

No tiene por qué ser así, dado que hay maneras de prevenir y tratar problemas como la miopía antes de su aparición (terapia visual), pero sí es verdad que si los padres tienen un problema visual, los hijos tienen mayor posibilidades de padecerlo.

2.- Si comes zanahorias tendrás una visión perfecta.

Hay alimentos que tienen un alto contenido en vitaminas, como es el caso de la zanahoria, y que son muy positivos para el desarrollo del ojo humano. Sin embargo, la ingesta de alimentos de alto contenido vitamínico no es la única herramienta para evitar los problemas visuales. Algún “conejito” puede acabar llevando gafas debido a otros factores.

3.- Los estudiosos –o chapones- son los que llevan gafas.

De nuevo, tener o no un problema visual viene determinado de numerosos factores, pero es verdad que desde que el ser humano ha desarrollado su capacidad intelectual y ha abandonado la caza por actividades como la lectura, su miopía ha aumentado drásticamente. Nuestro ojo no está acostumbrado a un uso intensivo de la visión próxima, lo que genera problemas como la miopía. Los miopes son lectores más hábiles y rápidos.

4.- Ver la televisión demasiado cerca estropea tus ojos.

A pesar de que desde Federópticos Orense siempre os decimos que debemos observar la pantalla a 50cm y la televisión, como mínimo, a 80cm, debemos reconocer que no existe ningún estudio que manifieste que no cumplir con ello pueda generar un problema visual. Eso sí, la incidencia de luz azul puede generar ojo seco, rojez, etc. ¡Así que mejor prevenir que lamentar!

¿Os ha gustado? Pues seguiremos recabando mentiras y medias verdades y, como se suele decir… ¡continuará!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies