smiling woman on vacation with  sun hat and glasses.

De la visión depende, en gran medida, la calidad de vida; cuidarla es sembrar bienestar, se han de proteger los ojos especialmente del exceso de radiaciones UV, antes de adquirir unas nuevas gafas de sol se ha de tener en cuenta:

1-    Dónde se van a usar.  Dependiendo del lugar donde se vayan a utilizar durante más tiempo (playa, piscinas, montañas, nieve) se ha de adquirir el tipo de gafas de sol más adecuado para cada usuario y a cada entorno.

2-    Filtro de protección.  Hay gafas de sol que no filtran convenientemente las radiaciones nocivas y/o que no tienen la absorción conveniente. Los filtros solares son la clave que se ha de tener en cuenta para que los ojos perciban la luz necesaria y justa en cada situación.

3-    Calidad de las lentes.  Si no están debidamente homologadas pueden deformarse y producir aberraciones ópticas y ello puede perjudicar el sistema visual. Las lentes de las gafas de sol han de estar talladas con garantías suficientes para que no distorsionen en ninguna parte del campo visual, ni a ninguna distancia.

4-    Gafas de sol graduadas y/o gafas polarizadas  Si el usuario mejora la visión de lejos con graduación, las gafas de sol han de ser graduadas. Si es conveniente (porque se usen para pescar, etc.) han de ser gafas polarizadas.

5-    Calidad de las monturas.  Las monturas de las gafas (sean o no de sol) han de tener un mínimo de calidad para que se conserven durante más tiempo en buen estado,  sin deformaciones; esto es especialmente importante si se usa graduación.

6-    Intervenciones oculares. Las personas que han sido intervenidas de cataratas deben proteger especialmente sus ojos con gafas de sol, ya que la lente intraocular no siempre filtra lo que antes hacía el cristalino natural.

Hay problemas visuales como las cataratas, queratitis o conjuntivitis que guardan una relación directa con la radiación solar visible, la ultravioleta y/o la infrarroja que han recibido los ojos.  La mayoría de las radiaciones solares son eficazmente filtradas, de un modo natural, por los ojos. Si las radiaciones son excesivas, pueden causar problemas, como los citados. Se ha de tener en cuenta, además que la exposición excesiva es acumulativa por lo que debe de evitarse protegiendo los ojos con gafas de sol con garantías.

“Sólo las gafas de sol adquiridas en establecimientos sanitarios de óptica pueden garantizar la total protección frente a las radiaciones solares nocivas” son las palabras de  D. Juan Carlos Martínez del Moral, presidente del Consejo General de Colegio de Ópticos Optometristas (CGCOO) con motivo de las fechas estivales.

El Equipo de Ópticos-Optometristas de Federópticos Orense. Madrid

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies