Las pequeñas hipermetropías causan muchas molestias y muchas veces no son diagnosticadas. ¡Conoce sus consecuencias y cómo evitarlas con lentes ocupacionales!

Si sufres habitualmente dolor de cabeza, fatiga ocular o dolor de ojos y es más frecuente cuando usas más la visión de cerca, es decir, para leer, para usar el ordenador o el móvil, podrías tener una pequeña hipermetropía no diagnosticada. En ocasiones, esta no afecta a la visión, por lo que es más complicado diagnosticarlas, pero sí afectan a la calidad de vida con molestias como las que hemos comentado.

¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía?

Se trata de un error refractivo que impide ver con claridad los objetos cercanos. Se produce por  un defecto visual, que provoca que la imagen se enfoque detrás de la retina y no sobre ella. Se considera una pequeña hipermetropía a las graduaciones que van de 0 a 2 dioptrías.

En el caso de muchos niños o jóvenes que padecen hipermetropía con baja graduación, pueden no manifestar esa falta de agudeza visual, ya que compensan la hipermetropía mediante la acomodación. Es decir, el cristalino consigue incrementar su potencia para compensar aumentando su espesor y curvatura por la contracción de los músculos que lorodean. Así, este sobreesfuerzo puede provocar síntomas que van desde la fatiga visual al picor de ojos o dolores de cabeza.

En ocasiones, es difícil diagnosticar estos casos ya que la persona hipermétrope no ve mal. En cambio, los miopes suelen percibir con mayor frecuencia que tienen un problema visual, incluso en bajas graduaciones, al no ver bien de lejos.

Uno de los síntomas que pueden indicar una pequeña hipermetropía es frotarse los ojos o fruncir el ceño, provocado por el esfuerzo constante al que se ven sometidos los músculos.

¡Recuerda que una mala visión influye en el rendimiento académico! Por ello, se debe de prestar atención a los niños, por si mostrasen alguno de estos síntomas. Si no se trata la hipermetropía a tiempo puede llegar a provocar ojo vago o estrabismo.

¿Cómo solucionar las molestias de las pequeñas hipermetropías con lentes ocupacionales?

En estos casos se recomienda el uso de lentes ocupacionales, sobre todo para cuando se vaya a usar intensivamente dispositivos digitales, como en el trabajo, en el que se emplea mucho la visión cercana e intermedia. ¡Evita la fatiga ocular!

Las lentes ocupacionales presentan una pequeña adición o graduación en la zona inferior de la lente para una distancia intermedia, que va de 0,5 a 1,50 m. Así, al haber menor diferencia entre la corrección de la parte superior del cristal y la inferior, la transición entre graduaciones se produce de manera suave, lo que aporta descanso cuando se presenta fatiga visual.

Por otro lado, también es muy recomendable el entrenamiento visual para conseguir un mayor confort y relax visual.

En Federópticos Orense somos expertos en lentes ocupacionales. ¡Revisa tu visión en C/Orense, 7 en Madrid si muestras alguno de los síntomas mencionados!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies