En el año 2050, si se mantiene la tendencia actual, 900 millones de personas en todo el mundo, tendrán pérdida auditiva. Así lo recoge el I Informe Mundial de la Audición que se ha presentado coincidiendo con el Día Internacional de la Audición que se celebra todos los años el 3 de marzo.

La Organización Mundial de la Salud estableció esta fecha para llevar a cabo una labor de sensibilización sobre la necesidad de cuidar y proteger la audición para mantener una buena salud auditiva entre la población.

Muchas de las causas de la pérdida auditiva pueden prevenirse. Para ello es indispensable que los estados se impliquen en el cuidado del oído y la audición, aprobando y llevando a cabo planes de salud nacionales.

Un diagnóstico certero y precoz es fundamental para poder tratar el problema. Hoy por hoy, el tratamiento médico y quirúrgico adecuado puede solucionar la mayoría de las enfermedades del oído y revertir la pérdida auditiva asociada.

En los casos de pérdida auditiva, los audífonos y los implantes cocleares, junto con una buena terapia de rehabilitación, puede ayudar a niños y a adultos a comunicarse y mantener un contacto normalizado con el mundo que les rodea, con los beneficios emocionales que eso conlleva.

Jóvenes y Prevención de la Pérdida Auditiva

Según pone de manifiesto el I Informe Mundial de la Audición, cada vez son más los jóvenes que desarrollan problemas de audición.  La edad media de pérdida de audición se ha adelantado en los últimos años y todo apunta a que la causa más evidente es la exposición al ruido. La utilización de auriculares para escuchar música, a un volumen elevado, y sin establecer descansos para los oídos, provoca que los oídos envejezcan de manera acelerada.

El estudio pretende que toda la sociedad, y en especial los jóvenes, sean conscientes del peligro que esta práctica supone para la salud auditiva. Y es que, la OMS advierte de que más de mil millones de adolescentes y adultos jóvenes corren el riesgo de sufrir una pérdida auditiva irreversible debido a las prácticas habituales de escuchar música a un volumen alto y durante un tiempo prolongado.

El uso de auriculares puede provocar fatiga auditiva. Esta es evidente cuando, tras usar los auriculares durante un tiempo, la persona empieza a escuchar zumbidos. Si, después de un tiempo, estos ruidos persisten, es recomendable acudir a un profesional para que valore si existe un problema de audición.

La pérdida de audición afecta a la calidad de vida de las personas y a su relación con los demás. Por eso, y porque la audición perdida no se puede recuperar, la prevención es prioritaria.

Junto a la prevención, las revisiones periódicas son imprescindibles para detectar, lo antes posible, cualquier problema de audición. La pérdida auditiva no se desarrolla de un día para otro por lo que es habitual que, cuando la persona se da cuenta de que tiene problemas para oír correctamente conversaciones o ruidos de su entorno, se haya perdido demasiado tiempo y demasiada audición.

Reserva de citas en el 91 553 68 90 o escribiendo a info@federopticosorense.com.  El centro está en la Calle Orense, 7 de Madrid.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies